Empresaris de Catalunya advierte que el posible acuerdo, el 2 de enero, de Junts pel Sí y la CUP agravará los problemas de Catalunya al sumirla en un caos legislativo y competencial

Para Josep Bou, Presidente de EC: “a todo catalán le duele ver como la figura institucional del Presidente de la Generalitat es pisoteada por una organización radical. Esa imagen de súplica a los anti sistema lastra la imagen de Catalunya en España y el Mundo. ”

Empresaris de Catalunya, EC, organización que agrupa empresarios y directivos favorables al mantenimiento de la unidad de España, vista la no resolución a la que se llegó el domingo en la asamblea de la CUP, ha querido destacar que “el posible acuerdo de investidura, previsto ahora para el 2 de enero, entre Junts pel Sí y la CUP, lejos de resolver los problemas de gobernabilidad de Catalunya, abriría una etapa de gran inestabilidad dado que las acciones de gobierno pactadas entre ambas formaciones políticas no sólo son inviables desde una perspectiva tanto legal como económica sino que además son lesivas para los intereses económicos del conjunto de la sociedad catalana”.

Para EC, Junts pel Sí tiene dos opciones: o bien abandona la llamada hoja de ruta que se plasmó en el documento aprobado por el Parlament antes del fallido pleno de investidura de Artur Mas, o bien se convocan nuevas elecciones.

En palabras de Josep Bou “es obvio que las acciones pactadas por ambas partes negociadoras –CUP y Junts pel Sí- contienen dos elementos que suponen un obstáculo insalvable para el progreso económico: el incumplimiento sistemático de leyes promovido desde el propio gobierno autonómico y la toma de medidas que son un freno para el empleo y la inversión. La llamada a la insumisión frente a la reforma laboral o la paralización de proyectos como el consorcio sanitario de Lleida o Barcelona World son ejemplos claros”.

Bou ha querido hacer un llamamiento a la calma a los empresarios: “no hay que dejar alarmarse por las declaraciones impostadas y altitonantes de los dirigente de Junts pel Sí y la CUP, formamos parte de un estado de derecho, España, y aquí, diga lo que diga un gobierno autonómico insumiso, se seguirán cumpliendo las leyes y seguirá rigiendo, afortunadamente, el marco jurídico vigente”.

En esta línea Bou cree que “la posición suplicante de Mas frente a los anti sistema denigra a la propia institución presidencial y a la Generalitat en sí misma, afecta a la autoestima de los catalanes y transmite una imagen al resto de España y el Mundo que nos perjudica”.

EC cree que si Junts pel Sí no quiere recuperar la centralidad política que en el pasado caracterizó a CiU, no hay más opción que convocar nuevas elecciones para marzo, dado que la forma de proceder de la CUP “incapaz de asumir responsabilidad y tomar decisiones nos llevará más temprano que tarde a la celebración de nuevas elecciones, incluso si se pacta una investidura”.

Deixa un comentari

*

captcha *