Empresaris de Catalunya alerta del grave daño que se está produciendo actualmente a la economía catalana

Las protestas, algaradas callejeras y cortes de carreteras promovidas por varias entidades separatistas suponen un serio riesgo, uno más, para la economía catalana. No se puede permitir que el caos y la inestabilidad se vuelvan a instalar en nuestra sociedad.

Empresaris de Catalunya, organización que agrupa a más de 500 empresas y directivos favorables al respeto a las leyes y al mantenimiento de Catalunya dentro de España, considera que el actual nivel de tensión política y social que está provocando el independentismo está suponiendo un grave riesgo para la economía y el empleo en Cataluña.

A pesar de la aparente calma que se había instalado en Cataluña en los últimos 3 meses, más de un centenar de empresas han cambiado su domicilio social fuera de Cataluña en las últimas semanas por la situación de inestabilidad política resurgida en Cataluña, provocada por los intentos de los partidos separatistas de intentar investir candidatos investigados o procesados por la justicia.

Desde Empresaris de Catalunya deseamos hacer un llamamiento a la calma, a la paz social y al respeto a la legalidad como única forma de mantener la convivencia entre todos los catalanes y para no perjudicar nuestra ya amenazada economía y la generación de empleo.

La economía catalana está vuelve a estar seriamente amenazada por la inestabilidad y tensión política creada por los partidos políticos separatistas que, lejos de intentar reconducir la situación, generan más inestabilidad.

Los datos del último trimestre de 2017 con respecto al turismo, la salida de empresas o la inversión extranjera fueron seriamente preocupantes y, tras la aparente tranquilidad de los meses de enero y febrero, se pueden recrudecer a la luz de los últimos acontecimientos. Los políticos independentistas deben procurar el bien común de todos los catalanes y no alentar ni crear situaciones de conflicto y bloqueo institucional.

Las recientes imágenes de algaradas callejeras, agresiones a policías, quema de contenedores o corte de carreteras representan una seria amenaza para el turismo en Cataluña, uno de los pilares de nuestra economía.

Los partidos independentistas deben hacer un llamamiento claro y rotundo a sus seguidores, y sancionar cualquier tipo de falsa resistencia pasiva. Hoy, miles de personas en Cataluña se han visto bloqueados en calles y carreteras, privados de su libertad de circular libremente por los cortes y boicots de unos pocos insensatos. Lógicamente esta situación está afectando seriamente al transporte por carretera y a numerosas empresas catalanes que no podrán entregar sus productos o abastecerse. De igual forma, estos hechos están causando un grave perjuicio a la imagen de Cataluña en todo el mundo.

Cataluña se juega no solo su reputación y la confianza en su economía, pero, y, sobre todo, la capacidad de seguir generando riqueza y empleo.

El año pasado ya se perdió la posibilidad de albergar en Barcelona la Agencia Europea del Medicamento, con la consiguiente pérdida de varios miles de puestos de trabajos directos e indirectos, por lo que no nos podemos permitir seguir generando inestabilidad.

Según un informe de BBVA Research (Situación Cataluña, 1er Trimestre 2018) en 2018 se dejarán de crear 35.000 empleos por culpa de la inestabilidad política.

Es muy lamentable que un contexto de crecimiento general de la economía en toda España y Europa, estemos sufriendo un injusto e incalculable coste de oportunidad que no nos permita aprovechar el contexto macroeconómico para crecer con más vigor y generar más empleo.

Deixa un comentari

*

captcha *