La ANC llama a “no encender las luces ni poner en marcha aparatos” por la huelga independentista de manaña

Los empresarios catalanes tachan de política la convocatoria

La huelga general contra el juicio del “procés”, convocada por la intersindical independentista CSC, pretende paralizar mañana Cataluña. Para ello, los CDR y la ANC se están movilizando en todos los ámbitos sociales y han hecho un llamamiento para que los catalanes no “consuman” ni “compren” como medida de desobediencia ante lo que consideran un juicio político.

“Os animamos también a hacer una huelga de consumo. No encendáis luces, no pongáis aparatos en marcha, sed previsores para no tener que ir a comprar o para no tener que sacar dinero de los cajeros durante todo el día”, recoge la entidad en un correo a sus asociados al que ha tenido acceso Europa Press. Según la ANC, apoyan la huelga e invitan a secundarla para que sea “un nuevo éxito de movilización a nivel de país”, y por ello ha llamado a informar de su convocatoria a amigos, compañeros de trabajo, familiares y amigos.

Por su parte, estudiantes de secundaria, universitarios y docentes también están llamados a la huelga y a secundar las movilizaciones. De esta forma la plataforma independentista ‘Universitats per la República’, que agrupa a varias entidades, ha convocado la jornada de huelga y una manifestación, que está previsto que arranque a las 12.30 de la plaza Universidad, bajo el lema “21-F. Huelga General. Vaciamos las aulas, llenamos las calles!” para denunciar el “juicio de la vergüenza”, según fuentes de la plataforma.

Por su parte, el sindicato USTEC-stes, que es mayoritario entre los docentes en la enseñanza pública catalana en primaria y secundaria, ha llamado también a la movilización y ha denunciado la “judicialización en el ámbito docente”, al acusar a las escuelas de adoctrinamiento, y al Gobierno Español que “esté provocando autocensura entre los profesores al impedir que en las aulas se hable del 1-O”.

Para mañana, la Generalitat ha decretado servicios mínimos que en el ámbito de los centros docentes no universitarios y guarderías incluyen una persona del equipo directivo por escuela y, en el nivel de infantil y primaria, un docente para cada 6 aulas.

En educación especial, la ratio es de un docente para cada 4 aulas, y en las guarderías públicas debe trabajar un tercio de la plantilla.

Según la ley, los alumnos de primero y segundo de ESO no pueden hacer huelga y deben asistir a clase, mientras que los de tercero y cuarto y los de primero de Bachillerato pueden adherirse a la convocatoria de huelga, previa autorización paterna o materna.

En los institutos, se ha repartido una circular para que los padres autoricen a sus hijos a hacer huelga por la “farsa” del juicio del 1-O.

Por su parte, el Consejo del Estudiantado de las Universidades Catalanas (CEUCAT) ha instado a rectores, decanos y directores a suspender las actividades evaluables y la asistencia obligatoria a clases.

Entre las entidades que forman parte de Universidades por la República figuran el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans, Jóvenes de Unió de Pagesos, Juventudes de Esquerra Republicana, Joventut Nacionalista de Catalunya, Joventut Comunista de Catalunya, Frente Estudiantil Unitario, Federación Nacional de Estudiantes de Catalunya, Consejos de Estudiantes de Catalunya, Consejo Nacional de Joventud de Catalunya, Asociación de Estudiantes Progresistas, Asambleas de Jóvenes por la Unidad Popular, Asamblea Nacional de Jóvenes Independentistas y la organización juvenil de Arran, que forma parte del entorno de la CUP.

En cuanto al transporte, la Generalitat ha decretado unos servicios mínimos del 50 por ciento en horas puntas y del 25 % durante el resto del día para el Metro, los autobuses y los ferrocarriles de la Generalitat.

Por su parte, la asociación Empresaris de Catalunya (EC) ha expresado su rechazo a la huelga, al considerarla una “huelga política” y “un nuevo intento del gobierno independentista de llevar la economía catalana al colapso”.

En un comunicado, EC ha asegurado que la huelga general convocada por el sindicato independentista Intersindical CSC no es “una protesta laboral, sino una forma de presión política promovida por los separatistas”, y ha alertado de su “ilegalidad”.

Es por eso que la organización ha instado a los trabajadores a ir a trabajar y “a la administración local, autonómica y nacional a que garantice el derecho a la movilidad”.

Asimismo, el presidente de EC, Carlos Rivadulla, ha solicitado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, “que cese sus continuas e injustas complicidades partidistas y que gobierne para todos los catalanes y bajo el respeto al Estado de Derecho”.

La huelga del día 21 es una muestra más de la irresponsabilidad de los políticos separatistas, que está creando un grave daño a la economía catalana y a su capacidad de generar riqueza y empleo. El daño a medio y largo plazo puede ser muy grave. Nos quieren llevar al colapso”, ha alertado Rivadulla.

Empresaris de Catalunya agrupa a más de 500 empresarios y directivos de empresas catalanas “favorables al respeto a la ley y al mantenimiento de Cataluña dentro de España”.


Fuente: La Rázon

Deixa un comentari

*

captcha *