Los empresarios ven peligrar inversiones millonarias con Ada Colau

La victoria de Barcelona en Comú está en boca de los empresarios catalanes, que en su mayoría mantienen una calma prudente pero con temor a la inestabilidad que pueda traer consigo el programa económico de la nueva alcaldesa.

Los empresarios catalanes temen el ‘efecto Ada Colau’. El nombre de la futura alcaldesa de Barcelona estaba en boca de todos en la reunión anual del Círculo de Economía de Sitges donde, entre rumores de posibles presiones de empresarios para que Xavier Trias siga siendo primer edil, el sector hotelero e inmobiliario comentaba con intranquilidad algunas de las medidas anunciadas por Barcelona en Comú, entre las que se encuentra la moratoria a la apertura de hoteles y apartamentos turísticos y la paralización de la ampliación de centros comerciales.

Las subvenciones a la Fórmula 1, la llegada de cruceros a la ciudad condal, el proyecto del hotel de lujo de la Torre Agbar y el nacimiento del Four Seasons en el Paseo de Gracia son sólo algunos de los proyectos que penden de un hilo con el relevo al frente de la alcaldía de Barcelona, ciudad que recibe más de siete millones de visitantes al año. Ante el futuro incierto, el propio presidente del Círculo de Economía,Antón Costas, trasladaba al presidente de la Generalitat, Artur Mas, un documento en el que, aunque no mencionaba explícitamente a Ada Colau o a Podemos, explicaba que “el nuevo escenario político fragmentado hace surgir el lógico temor a la inestabilidad“. En el fondo de la cuestión, preguntaba sobre si la deriva secesionista había sido responsable del auge de la izquierda radical y pedía de esta forma a Mas un “pacto que garantice la gobernabilidad” en el nuevo panorama político y en el “mal llamado problema catalán”.

Las opiniones de los directivos están divididas, aunque en su mayoría mantienen unacalma prudente. A un lado se encuentra la organización empresarial Pimec, cuyo líder,Josep González, considera “prematuro” evaluar a Colau porque queda por conocer “qué pasos dará”; al otro, Empresarios de Cataluña, que advierten a la líder de Barcelona en Comú de las consecuencias de ahuyentar inversiones.

“Quebrando la inversión a empresas no se genera riqueza”, considera el presidente de Empresarios de Cataluña, Josep Bou, al conocer el últimátum que Colau había dado a Telefónica respecto a la huelga de sus trabajadores. Bou, que resalta la “buena voluntad de ayuda a los más necesitados”, explica que el camino es la “creación de empleo” y “ayudar a la gente sin quebrar la inversión, ni a Telefónica ni a ninguna empresa. Eso no es crear riqueza en Barcelona”.

La patronal Fomento del Trabajo, representante de las grandes y medianas empresas, se sumaba a la preocupación tras conocer los resultados electorales que aproximan a Colau a la alcaldía de Barcelona. De esta forma, los empresarios pidieron en la jornada postelectoral que las negociaciones para gobernar los ayuntamientos “no paralicen la actividad económica” e incidieron en que en Barcelona esos pactos “redunden a favor de la actividad económica en un emplazamiento tan determinante” como es la ciudad condal.

Precisamente, el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, defendía a principios de año el sistema bipartidista en España, que seguiría el modelo de los países anglosajones, donde un partido progresista y un conservador se alternen en el poder. Por entonces, Gay de Montellà se mostraba “prudente” ante la aparición de Podemos y advertía de que sus primeras propuestas “no corresponden al siglo XXI, sino a principios del siglo XX, y no podemos ir cien años atrás”.

Unas opiniones del mismo corte prudente expresa el presidente de Fira de Barcelona, de las Cámaras de Comercio y de Freixenet, José Luis Bonet, que ve“sorprendente” la victoria de Colau y, nuevamente, espera que su triunfo no tenga “consecuencias nocivas” ni para la sociedad ni para la actividad económica.

Primera incógnita despejada: el Mobile World Congress seguirá en Barcelona

Tras varios días de intranquilidad, Ada Colau confirmaba el jueves que el alcalde en funciones, Xavier Trias, firmará el contrato para que Barcelona siga siendo la capital del Mobile World Congress (MWC) hasta 2023, con su visto bueno, y recordaba que el pleno lo aprobó por unanimidad.

Colau justificaba que el del MWC es el “único gran contrato” que queda por firmar a Trias antes del 13 de junio, día en que todo permite suponer que será Colau investida como la nueva alcaldesa, y aseguraba que “siempre ha estado a favor” de que Barcelona siga siendo la capital del móvil a pesar de que en su programa electoral cuestionaba los beneficios económicos que los grandes eventos reportaban a la ciudad.

Ver noticia »

Deixa un comentari

captcha *