Pincha la campaña para favorecer a las empresas del ‘procés’

Apenas ha conseguido 4.000 adhesiones en diez días y las críticas por considerarla un boicot encubierto han pesado más que las críticas favorables

Los consumidores catalanes están dando una respuesta más que tibia a la campaña para premiar con sus compras a las empresas alineadas con el proceso independentista. La campaña de la Assemblea Nacional Catalana, que pretende animar a los consumidores a escoger empresas “social y nacionalmente responsables”, apenas ha conseguido 4.000 adhesiones en diez días. Las críticas por considerarla un boicot encubierto han tenido más incidencia que las críticas favorables.

La presidenta de la entidad, Elisenda Paluzié, explicó en la presentación que la intención es que el consumidor se aleje “de las empresas del Ibex 35, del BOE y del Palco del Bernabéu”, que son las compañías que el independentismo asocia como contrarias al procés se hayan o no pronunciado al respecto. Para la ANC, entidad alineada con los sectores más duros del independentismo, hacer esto ayuda a “dar efectividad real a la proclamación de la República catalana”. El impulsor de esta campaña, David Fernández, asegura que no se trata de establecer una lista de “buenos y malos” por más que se haya criticado la campaña por considerarla un boicot encubierto. “Pensamos que la economía tiene que ser abierta: pueden pasar el cribado empresas que no estén en Cataluña, pero no aquellas que se han posicionado contra los derechos humanos durante el procés o están muy cerca del poder”, dice.

A pesar de que Fernández destaca el apoyo de “personas influyentes en el debate en Cataluña” —entre los que cita al expresidente Carles Puigdemont y a los tertulianos soberanistas como Albano-Dante Fachín y Bernat Dedéu-, la actitud general de expertos, entidades y empresarios es más bien la de la crítica o el silencio.

Uno de los más duros con la propuesta de la ANC fue el nuevo presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre. “Es un error, una barbaridad”, dijo al conocer la iniciativa. Fuentes de Foment afirman que “estas campañas perjudican a empresas y trabajadores y a la economía en general”. “Mezclar las emociones con la política no es una buena receta para nadie, sea cuál sea su pensamiento político”, añaden. La patronal Cecot, de marcado carácter soberanista, prefiere no entrar a valorar la campaña. Aun así, fuentes de la patronal aseguran que los empresarios no le han visto nunca mucho sentido “al tema de las listas de empresas”, porque, afirman, tiene un escenario final desconocido: “No sabemos qué aporta”. También guardan silencio otras entidades independentistas, como Òmnium Cultural, que no se ha sumado a esta campaña. Incluso el Govern declina valorarla.

El temor al boicot ya ha sobrevolado Cataluña en varias ocasiones. La última, durante la desbandada de empresas (más de 4.500, según el Colegio de Registradores) que trasladaron su sede social fuera de Cataluña por la incertidumbre política. Aunque las alertas de boicot a empresas catalanas no tuvieron consecuencias significativas, algunos empresarios sí lo sufrieron, como el dueño de la Bruixa d’Or, la tienda de lotería más famosa de Sort (Lleida), o un pequeño empresario del sector de la alimentación, Roberto Ruiz. “En Navidad nos recuperamos del boicot, aunque al cabo de unos meses tuvimos que cerrar”, explica. Este empresario considera que la propuesta de la ANC “es un gran error, porque Cataluña se perjudica a sí misma”. Más impacto tuvo el boicot contra el cava catalán en 2006, en plena polémica por la sentencia del Estatut. Provocó que las empresas productoras de cava perdiesen un 6,6% del mercado interno. El economista de Eada Business School Joan Miquel Piqué resta importancia al efecto que puede tener una campaña como la de la ANC: “Si la intención es sustituir el consumo de un producto por otro porque lo preferimos por cualquier razón, la economía no tiene por qué cambiar, ya que el volumen de consumo es el mismo”, argumenta. Con todo, el profesor considera que “un entorno global da muchas más oportunidades de consumo y de mejor calidad, pero es decisión de quien consume hacer la elección que quiera”.


Fuente: El País

Deixa un comentari

*

captcha *