‘Puigdemont miente, está escondiendo los efectos del procés’

El presidente de ‘Empresaris de Catalunya’ advierte en GACETA.ES sobre las negativas consecuencias del delirio separatista. También alertan de ellas desde una agencia de rating alemana.

“Cuando Puigdemont vende que el ‘procés’ no afecta a la marcha de la economía, está manipulando los datos para esconder los efectos empresariales de la secesión”. Así lo advierte en GACETA.ES, el presidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou, ante la constante negación del president catalán de que el procés esté influyendo negativamente en la economía catalana. El separatista lo aseguró el pasado miércoles en el debate de política general, donde también tiró de populismo para ganarse a los radicales de la CUP, y lo ha vuelto a afirmar en su reciente visita a Madrid.

Puigdemont niega que en Cataluña haya fuga de empresas. Todo lo contrario, dice que “lidera la creación de compañías del Estado desde el 2012, año del inicio del procés”. Vende que en 2015 se produjeron más fugas de empresas en Madrid que en Cataluña, y que se perdieron 815 domicilios fiscales frente a 1.035 de la capital.

Además, cuenta que entre enero y agosto del 2016 se han creado 16.000 compañías; que el PIB catalán está creciendo a mayor ritmo que la media española; que “desde 2008 Cataluña vende más al mundo que a España”; y que la comunidad “lleva 5 años mejorando las exportaciones”. Asimismo, defiende la creación y extensión de las ‘embajadas’ catalanas. “Por cada euro que invertimos en las oficinas de exterior obtenemos 49% en exportaciones y 26% en inversión extranjera”, sentencia.

Por su parte, Empresaris de Catalunya recuerda al president catalán que hasta el 87% de ellos se plantearía trasladar su negocio fuera de Cataluña si el Govern continúa con su proceso de ruptura del resto de España. Según una encuesta que la plataforma ha realizado entre sus casi 400 socios y simpatizantes, ni uno sólo ve viable política y económicamente el proceso de desconexión, y el 98% cree que éste ha afectado a la reputación de Cataluña en el resto de España y en la UE.

Josep Bou también informa de que la inversión extranjera ha caído hasta junio un 62% en Cataluña y ha crecido en Madrid; y que en el primer trimestre del año Cataluña apenas consiguió atraer uno de cada seis euros de inversión extranjera en España. Además, advierte de que ningún empresario, nacional o extranjero, invertirá en Cataluña en los próximos meses o años, a no ser de que vuelva la cordura, el sentido común y el respeto a la legalidad.

Bou, un empresario con intereses en diversos sectores, considera que “si la Agencia Tributaria de Cataluña acaba asumiendo todas las competencias en materia fiscal y tributaria, a diferencia de la española, no actuaría de forma “profesional”, sino de forma “sectaria”, “haciendo la vida imposible” a empresarios como él, que han alertado de los perjuicios de la independencia”.

Destaca que las llamadas ‘leyes de desconexión’, que incluyen una Agencia Tributaria y una Seguridad Social catalana, crean gran inseguridad jurídica, la falsa apariencia de una doble legalidad y como consecuencia, esta política de la Generalitat implica la fuga de empresas y el aumento del paro en Cataluña.

El empresario hace hincapié en que con el ‘procés’ el crecimiento económico de Cataluña ha sido menor de lo que podría haber sido y que las empresas se van a pesar de que la inversión ha crecido en toda España.

“Los datos de fuga de empresas son claros: Según datos del Registro Mercantil, entre los años 2012 y 2015 el saldo en Cataluña es de -1.121 y de +1.543 en Madrid”, resalta.

Más aún, Empresaris traslada al president que la imagen de Cataluña en España y el mundo ha cambiado por la estampa de una Cataluña en crisis institucional generada tanto por el gobierno separatista de Artur Mas y el suyo, como por la dependencia de los anticapitalistas de la CUP, así como por los antisistema de Ada Colau.

“Cataluña hubiera prosperado mucho más en los últimos años y hubiese consolidado su liderazgo en España y Europa si el procés no hubiese generado incertidumbre tanto económica como jurídica, que lo único que han provocado es un freno en la inversión”, reprocha Josep Bou a Puigdemont.

La asociación recuerda que para los legisladores y el poder Ejecutivo el ceñirse a la Ley “no es una opción, sino una obligación”. “Podríamos estar creando mucho más empleo y mayor riqueza para todos en Cataluña pero, los intereses de unos, y los delirios de otros, se están anteponiendo al sentido común y al bienestar de todos”, lamenta Bou.

Condena que “los partidos secesionistas estén causando una gran desconfianza entre empresarios e inversores” y hace hincapié en que “las empresas requieren, necesitan, un marco legal claro y estable en el que puedan invertir”.

“Estamos malgastando oportunidades, derrochando recursos y esfuerzos en proyectos que no tienen ningún futuro fuera de la Ley. Cataluña debe sumar y no restar, debe generar confianza y no desconfianza”, añade el empresario, y concluye que ese es el camino para asegurar la inversión y la creación de empleo.

La falta de Gobierno también perjudica al sector
Además, Empresaris de Catalunya denuncia que junto al coctel de insumisión de la Cámara catalana, la falta de gobierno en España también lesiona gravemente los intereses de las empresas catalanas. Reclama una actuación firme de las instituciones del Estado contra el procés y pide a los grandes que pacten de una vez.

Para Bou, “estamos frente a una situación insólita en la que los líderes políticos nacionales parecen no ser conscientes de la fragilidad de los mimbres que permiten el mantenimiento de la recuperación económica ni de la grave situación que vive España como nación como resultado del desafío constante de los separatistas”.

La plataforma reclama una actuación firme de las instituciones del Estado, como el Tribunal Constitucional, garantizando los derechos de los catalanes frente a la arbitrariedad de su gobierno autonómico. A la vez, exige sentido de Estado a los grandes partidos y que con la máxima celeridad pacten un gobierno que dé señales claras de estabilidad y proyecto tanto a inversores, como a instituciones europeas, que pueden evitar que la economía y con ella la actividad empresarial entren en un enfriamiento lamentable este otoño, como vaticinan muchos indicadores.

Creditreform advierte sobre las negativas consecuencias
Esta semana también ha salido al paso sobre las bondades que vende Puigdemont la agencia alemana de rating Creditreform, líder en el mercado germano. Califica al Estado español con una nota BBB+, pero expresa su inquietud ante la situación política que vive el Estado con respecto a Cataluña y la incidencia que ello pueda tener en el incremento del PIB.

En un informe sobre la situación económica de España dice textualmente que “si Cataluña se separara del Estado español, esto evidentemente podría tener consecuencias adversas en la calificación del rating soberano ya que Cataluña participa con un 18,9% del PIB y su contribución en el ámbito de la ocupación es del 17,2%”. En todo caso, el informe observa que “a pesar del riesgo existente, la situación política derivada del problema catalán no tendrá como consecuencia la independencia de Cataluña” y lo justifica destacando que “en primer término ello implicaría una vulneración de la Constitución española y por otra parte el Tribunal Constitucional ya se ha manifestado de manera contundente en diversas ocasiones sobre la cuestión”.

Leer en La Gaceta »

Deixa un comentari

*

captcha *