Queridos amigos

Esta carta no es un adiós, es solo un paréntesis. Durante cuatro años he presidido Empresaris de Catalunya, donde sucedí a su primer presidente y fundador Mariano Ganduxer (DEP).

Ahora cedo el testigo al vicepresidente, Carlos Rivadulla, persona fundamental en nuestra organización, de gran valía y que ha dedicado y dedicará a nuestra asociación mucho más de lo que se le exigía. Su papel en la defensa de los intereses de los empresarios catalanes, del constitucionalismo y la seguridad jurídica sobre todo ante los medios de comunicación internacionales puedo afirmar, sin miedo a exagerar, que ha sido fundamental para parar el golpe de Estado que los separatistas dieron en otoño de 2017 y ha contribuido a que la opinión pública de medio mundo sepa la verdad de lo que está sucediendo en Catalunya.

En la reunión de la junta directiva celebrada ayer dimití de mi cargo para optar como independiente a la Alcaldía de Barcelona en la candidatura del Partido Popular. Tomo esta decisión porque creo firmemente que esta asociación, que se fundamenta en la idea de que Catalunya fuera de España caería en un pozo sin fondo, y porque he luchado por mantener la independencia de Empresaris de Catalunya de cualquier sigla política o asociación y, en consecuencia, es incompatible optar a la alcaldía en una lista de una partido político y a la vez presidir la asociación.

Seguiré como socio de Empresaris de Catalunya y al servicio del nuevo presidente y de su junta directiva.

En esta nueva etapa me mueven los mismos principios que me llevaron a asociarme a Empresaris de Catalunya: la defensa de la Unidad de España, la convicción de que la Constitución es el marco en el que dirimir el debate político y que fuera de la Ley solo hay caos que lleva a la decadencia y al empobrecimiento de la sociedad.

Termino con una cita de Albert Boadella: “Visca Catalunya, que és el mateix que dir, Visca Espanya”.

Un fuerte abrazo,

Josep Bou

Deixa un comentari

*

captcha *